https://youtu.be/ndi7fztzMPM

Mediathek:
Jo Conrad entrevista a Rolf Jürgen Petry, autor del libro:

Die Lösung
des Herzinfarkt-Problems
. Florilegium Verlag; 2. A. edition (December 31, 2006)

La solución
del problema del infarto.

 

Hola
queridos espectadores, bienvenidos a nuestra videoteca.

Infarto y
ataques al corazón son algunos de los grandes problemas de salud y unos de los
mayores casos de muerte en nuestro tiempo.

Pero hay un
método bastante asequible, sencillo y eficaz, tanto en la prevención como en el
tratamiento crónico. Se trata de la estrofantina. He invitado por ello
al autor del libro sobre la estrofantina, a Rolf Jürgen Petry.

Cuéntanos,
cuál es, realmente, el origen de los infartos y ataques al corazón.

 

La mayor
parte de la gente conoce la opinión de la medicina convencional que reduce el
problema de circulación sanguínea a una arteriosclerosis. Si en el campo de la
mecánica redujéramos todos los problemas del motor solo a un deficiente
suministro de gasolina, llamaría la atención a cualquiera.

En la
medicina clásica y sus teorías también existen muchas incongruencias, por
ejemplo, que personas sanas también tienen estrechamientos de arterias. De esto
hay una serie de estudios, por ejemplo de soldados que han caído y víctimas de
accidentes sin problemas cardiovasculares, que una cada tres de ellas tenían
estrechamientos de las arterias de más de un 80%, lo cual es mucho. A pesar de
que normalmente solo fluía un 20% de sangre, deberían haber tenido problemas, y
no los tenían.

J.Conrad:

Pero estos
personas ¿estaban hasta entonces sanas?

Normalmente
pasa ahí solamente el 2% de sangre, esto tendría dar problemas si fuese así. Se
dice que la estructura de las arterias es de tal forma que se ramifican cada
vez más como en un árbol, pero hay un descubrimiento anatómico importante que
simplemente se ha archivado y no se considera en absoluto. El renombrado Prof.
Baroldi en 1967 lo descubrió en miles de casos, que cada ser humano desde el
nacimiento, da igual si es hombre o mujer, tiene una red de arterias en el
corazón. Es decir los vasos sanguíneos del corazón se ramifican fuera del
músculo, como ya se sabe, pero en cuanto entran en el músculo cardíaco ya no se
puede observar en la angiografía. Una prueba que se realizan en muchos pacientes
en los diagnósticos vía catéter. 

En el
corazón solo hay ramificaciones entre las diferentes arterias. Esta red también
es muy amoldable, es decir hay pruebas en perros, por ejemplo en caso de perros
que han sido operados con una lazada, esta lazada se ajusta hasta que no haya
problemas, en el ECG sin embargo se observa claramente una reducción
considerable, se espera cuatro días y luego se ajusta. Ningún perro ha tenido
un infarto, a pesar de que la arteria principal estaba completamente cerrada.

Si se cierra
completamente, solo un 50% de los perros tienen un infarto. Esto es un
experimento brutal y yo estoy en contra de las pruebas en animales, pero esta
prueba se hizo y ¿por qué no hacer uso de los resultados?

Jo Conrad:

¿A qué
conclusión podemos llegar?

Aunque los
perros tienen una mayor red de arterias que el hombre, hay que ver que una
arteriosclerosis se desarrolla en más amplios espacios de tiempo, es decir en
cuatro días, y ya no hay infarto, es decir esto es un indicio de que la red
arterial funciona muy bien. También hay experimentos en seres humanos que han
muerto por infarto y comparados con personas enfermas de corazón y que después
tuvieron un accidente, la red arterial se había adaptado en la misma forma, se
adapta a las estrecheces fuera de los vasos enfermos del corazón.

Los
resultados del profesor Baroldi han sido comprobados por el profesor Dörr
(un profesor alemán, presidente de la sociedad de medicina patológica alemana),
es decir no es un cualquiera y lo ha confirmado claramente.

Hay diversos
estudios en los cuales las personas tenían dos angiografías, una de antes del
infarto y otra después. Cualquiera pensaría que la arteria en la zona del
infarto estaría obstruida, pero la mayoría de las personas no la tenían
obstruida, o la obstrucción era muy insignificante; y sin embargo las arterias
que antes de la angiografía estaban más obstruidas, después del infarto, como
se veía cuando se hacía la segunda angiografía, estaban parcialmente cerradas,
pero en otra zona totalmente diferente, cosa que no tiene que ver con el
infarto.

Pero estos
estudios importantes, en la práctica, no se han tomado en cuenta.

 

Cuando un
paciente tiene un estrechamiento de un 60-80%, o la arteria cerrada, enseguida
se pone un bypass o stent, pero debido a la red arterial está claro que el
cuerpo puede activar su propio sistema de bypass e incluso siguiendo sistemas
de medicina convencional no siempre es necesario una intervención. Son procesos
infecciosos dentro de las arterias, pero normalmente no obstruyen, están dentro
de la pared de la arteria, tienen una fina pared y cuando se rompen de repente
y su contenido entra en la sangre se puede formar un trombo y cerrar ese
espacio; esto sí es peligroso. Pero estos placas no se pueden ver en una
angiografía normal. Esto está completamente reconocido en la medicina
convencional, pero en absoluto tiene efecto en el negocio millonario de la
industria de bypass y stents. Hay al respecto grandes estudios. Ya a finales de
los años noventa hubo por ejemplo una publicación en el New England Journal of
Medicine con unos 1000 pacientes, que el hecho de poner en seguida stent y
bypass no lleva a nada, incluso puede ser contraproducente, excepto en casos
difíciles, donde la capacidad del corazón ya es mínima. También es sobradamente
conocido entre los médicos que no hay ningún estudio que confirme la
prolongación de la vida por la utilización de los bypass… más bien todo lo
contrario.

Jo Conrad:

Bien,
entonces ya sabemos que el origen de las obstrucciones vasculares no es la
causa del infarto, ¿puedes decir entonces cuál es?

 

Sí hay una
teoría alternativa. Hay unos resultados, con una técnica nueva,  que en
USA ya tiene cada cardiólogo en su consulta. Es el Heart Rate Variability HRV
que mide los espacios temporales entre los latidos del corazón. Una persona
sana tiene una variación, no es siempre igual. No es como una máquina. Se puede
medir también el sistema nervioso vegetativo. Hay dos partes, el simpático, que
es la parte conductiva y el  parasimpático, la parte relajante. Esta
actividad se pierde con fumar, falta de ejercicio, falta vitamina B, harinas,
azúcar, estrés, muchos factores. También hay pruebas en las cuales se puede
medir los dos polos del sistema nervioso.

Hay
estudios a largo plazo con ECG  con el cual se puede medir la
actividad de estos dos polos del sistema nervioso. Ahí se puede ver que en los
minutos ante el ECG esté pasando algo que se puede interpretar como una falta
de fluidez sanguínea. (Con el ECG no se puede medir directamente la sangre,
sino cambios en los electrolitos), que en los minutos antes, se disminuye por
completo hasta cero el parasimpático, la parte relajante. Esto significa que el
simpático ya no está controlado. Normalmente se mantienen en equilibrio. Pero
ahí falla el parasimpático y el simpático sube descontroladamente y moviliza
todo, como la glucosa o los ácidos grasos; es un metabolismo coronario
descontrolado y no tiene nada que ver con una falta de circulación sanguínea y
falta de oxígeno.

Por eso se
produce acidez. Naturalmente se produce también ácido láctico por falta de
oxígeno, porque los corazones pasan de combustible a fermentación, pero en la
lógica no hay reversión del circuito. Del ácido láctico no se puede concluir a
una deficiencia de oxígeno. El ácido láctico se produce también de otra manera.
El ácido inhibe las bombas de sodio-potasio, que están en cada pared celular
mil veces y en los células musculares, y en las nerviosas millones de veces;
estas bombean sodio hacia fuera y potasio hacia dentro, lo que determina el PH.
Esto significa, el ácido inhibe a las bombas sodio-potasio que entren en las
células del músculo cardíaco, en las células de los nervios, en los vasos
sanguíneos y en los glóbulos rojos.

Puedo decir
ya: La estrofantina, que el propio cuerpo segrega en pequeñas cantidades, ayuda
a la acción de la bomba sodio-potasio de forma natural, y también está
disponible en el cuerpo después de tomar el medicamento.

 

Concentrémonos
en los glóbulos rojos. S si la bomba sodio-potasio es inhibida por la acidez,
si no trabaja bien, bombea menos sodio hacia fuera y se queda más sodio dentro,
(sodio atrae agua) se hincha y se llena de agua y su capacidad de deformarse
disminuye, como una pelota de fútbol, que muy inflada se puede deformar. La
capacidad de deformarse es importante, porque los glóbulos rojos son más
grandes que las capilares por los que tienen que pasar, y para hacer la
transferencia tienen que alargarse; parecen “submarinos” para llevar el oxígeno
al tejido para sacar el ácido, esto entonces sucede más lento, porque tienen
dificultades para deformarse. Esto significa que el tejido se queda más ácido y
sigue produciéndose más.

A causa de
esto se endurecen cada vez más los glóbulos rojos y tienen más dificultad de
pasar. Es un círculo vicioso hasta que se detiene la circulación.

Si esto pasa
en áreas mayores llegaría al infarto. En áreas pequeñas también sucede. La
autopsia revela que casi todas las personas tienen áreas del corazón
necrosadas.

Otro punto
en contra de la teoría de circulación del infarto es el hecho de que el área
del infarto, la mayoría de veces, no coincide con el área de suministro de la
arteria cerrada. Siempre hay distribuciones irregulares.

Volver a la
situación de parada de sangre. Ahora está claro que va a ver una parada de
sangre desde el corazón hacia atrás, a las arterias coronarias. Esto está
documentado en una investigación del profesor Baroldi en un reportaje en vivo.

En una
angiografía sufrió un paciente un infarto, todo fue registrado, documentado.
Era claro que estaba localizado en el músculo cardíaco y salía hacia fuera. Si
la columna de sangre está parada y desde fuera, desde la aorta, llega
nuevamente la sangre, se produce una fuerte presión y puede que se rompe una
placa inestable y se forma una trombosis ya solo por la sangre acumulada,
quiero decir, por el trombo. Esto significa que la trombosis sería la
consecuencia del infarto y no la causa.

 

Aquí no se
trata de especulaciones a lo loco o de fantasías, o de tener simplemente una
opinión diferente. Todo esto son resultados tradicionales. También el profesor
Dörr, presidente de la sociedad de medicina patológica alemana, ha compartido
esta opinión. Él opinaba que la trombosis sucede después, porque él y muchos
otros han visto, en estudios, que los trombos son dependiente de tiempo. No son
tan frecuentes, como normalmente se cree; él solamente ha encontrado un 20% en
infartos grandes y son menos frecuente en pequeños. Si un estudio habla de un
90% de casos de trombosis, entonces está claro que se trata de infartos grandes
que son dependientes del tiempo. Quiere decirse que, si una persona fallece
inmediatamente de infarto o poco después, apenas se encuentra una trombosis,
apenas se encuentra trombos, pero en cuando pasa más tiempo entre el infarto y
la muerte, se encuentran más trombos. También es un signo claro que sucede
después. El renombrado cardiólogo sueco Erhard, que inyectaba fibrinógeno
radiactivo a los pacientes después del infarto, del cual se forma el trombo y a
los pacientes que han muerto después, se ha visto en la autopsia que el
fibrinógeno radiactivo se había concentrado de forma regular dentro
del trombo. Si el trombo hubiera sido la causa del infarto y ya hubiera
estado antes, el fibrinógeno se hubiera quedado fuera o se hubiera mezclado a
lo sumo con las capas exteriores, pero no hubiera podido llegar de forma
regular hasta el interior, como sucedió.

Esto es un
claro indicio de que la trombosis sucede después, e incluso, es la evidencia.

Jo Conrad:

Hablemos de
la estrofantina, que era la causa de tu trabajo. Tú te has dado cuenta
de que hay un remedio que podría evitar la mayoría de los infartos cerebrales y
infartos de corazón.

¿Es un
remedio natural de plantas, o qué es?

Rolf-Jürgen
Petry:

Sí, la
estrofantina se saca de la semilla de una planta trepadora de África,
Strophanthus; hay diferentes clases, que principalmente crecen en África, pero
también en Asia y en América del Sur. Strophanthin fue descubierta por el
botánico Körk, en la expedición de Livingstone. Él había recogido de los
aborígenes veneno para flechas. Él mismo estaba enfermo de corazón, tenía
una inflamación del músculo cardíaco que era muy dolorosa. Su cepillo de
dientes entró en contacto con el polvo. Sin haberse dado cuenta, se limpió los
dientes, notó un sabor amargo, pero unos segundos más tarde ya no sentía los
dolores del corazón. Los farmacólogos examinaron esto y separaron el principio
activo de la estrofantina.

El
descubrimiento fue en 1859. Por cierto, como la medicina convencional siempre
está preocupada con el tema de la absorción, es decir, cómo es absorbido por el
estómago y el intestino, dicen que solamente es absorbida en un 3%,
pero no es así, sobre este punto puedo contar algo más.

Jo Conrad:

Ha surtido
en seguida efecto en él. Si alguien tuviera problemas de corazón, ¿le dirías que
podría tener una rápida mejoría?

Seguro. La estrofantina
se ha usado mucho desde 1885 en Alemania, primero de forma oral como tintura
madre, que sabía muy mal y causaba mucha diarrea, pero la insuficiencia
coronaria severa no se podía tratar, además estaba con un contenido del fármaco
fluctuante. Quiere decirse, en la mayoría de casos fue subdosificado.

Pero en todo
caso le hizo efecto en seguida, y si ahora alguien tuviera problemas cardíacos,
¿en general le dirías que podría mejorar rápidamente?

R. J. Petry:

¡Por
supuesto! A ver. A partir de 1885 la estrofantina se utilizó muchísimo
en Alemania, primero en forma oral, que como extracto completo sabía fatal y
también provocaba muchísima diarrea, además de ser muy variable en su contenido
de sustancia activa, o sea que en la mayoría de los casos se daba en dosis
insuficientes, es decir, con eso no podía tratarse la insuficiencia cardíaca
grave. Cuando luego en 1905 se hizo por vía intravenosa, que por cierto lo
había probado un médico rural de Baden en su pequeña consulta privada, este se
fue con ello al más célebre de todos los cardiólogos, el profesor Krehl en
Heidelberg, y ese en seguida le dio una unidad y allí podía experimentar,
aquello fue maravilloso, y en un año la estrofantina se había extendido
por toda Alemania, se enseñaba en todas las universidades, todas las consultan
la recetaban; hasta los años 50–60 fue un medicamento muy aplaudido. O sea que
proviene del centro de la medicina oficial, y esa es la situación especial de
la estrofantina.

Jo Conrad:

O sea, que
no son ideas esotéricas o una cosa rara así …

R. J. Petry:

No, aunque
se ve desplazada hacia esa dirección, pero es la intersección perfecta entre la
medicina alternativa, lo que hoy en día está proscrito como alternativo, pero
en realidad es un medicamento en el sentido puramente médico, por aquel
entonces un medicamento muy aplaudido, por eso hay tantos estudios acerca de
él. También hay estudios más recientes.

Jo Conrad:

Eso lo has
citado extensamente en tu libro.

R. J. Petry:

Sí, lo he
recopilado todo…

Jo Conrad:

Así que se
comprende muy bien, claro que no podemos tratar todo en profundidad, pero ¿cuál
es realmente lo esencial?, ¿qué está pasando hoy en día?, ¿actualmente todavía
se consigue el medicamento?

R. J. Petry:

Por supuesto,
se consigue, sigue siendo lo mejor que hay con diferencia, no solo entonces
sino hasta hoy. La medicina ha evolucionado mucho, especialmente las técnicas
quirúrgicas, pero nos equivocamos mucho si pensamos que eso es así también en
todo el ámbito de los medicamentos; bueno, de momento solo quiero limitarme a
la cardiología. La estrofantina sigue siendo lo mejor con diferencia,
ningún otro medicamento llega a esas cualidades, en un rango del 80 al 100%.
Hay muchos estudios al respecto, todos con los mismos resultados. En este
sentido también son muy convincentes.

Hay, por
ejemplo, también un estudio ciego doble. La estrofantina es la
prevención óptima en caso de angina de pecho e infarto cardíaco, ¡está
clarísimo! También en caso de derrame cerebral hay afirmaciones inequívocas de
neurólogos al respecto; los trastornos circulatorios arteriales se han tratado
estupendamente con ella.

Me acuerdo
de un estudio de la universidad de Praga con un paciente con arteriosclerosis
muy extrema, donde no había manera de conseguir un aumento de la circulación, o
sea donde ya no se podía hacer nada más. La estrofantina más bien
fomenta el aprovechamiento del oxígeno en la célula, pues ellos hicieron un
experimento: levantar un peso de 2 kg con el pie, y él solo lo consiguió una
sola vez y antes tampoco fue capaz de andar 20 m sin dolor.

Después de
administrar estrofantina, aunque por vía intravenosa, fue directamente
capaz de levantarlo 56 veces. O sea que eso es un resultado extraordinario.
También se ha hecho en glaucoma. Hay resultados en depresión endógena;
naturalmente también en tensión alta, donde es  una indicación clásica, y
también en demencia.

¿También
ahí?

Sí, también
ahí. ¿Os importa que os lea un poco? Todavía en 1980 se recomendaba en la
medicina convencional. La clínica universitaria de Düsseldorf era líder en
ello. Os cito: “A veces la mejoría ocurre de forma repentina durante el
tratamiento con estrofantina. Entonces los pacientes de pronto se
despiertan sorprendidos de su estado de duermevela y preguntan cómo han llegado
hasta allí. En casos mal curados se daba estrofantina durante meses, lo
cual en la mayoría de los casos todavía llevaba al éxito sin que se mostraran
alteraciones negativas, o sea sin efectos secundarios.

Jo Conrad:

Eso es
también un efecto muy interesante, ya que eso es también un problema muy
grande.

Cierto.

Sería
imaginable que todas esas multitudes de enfermos que están semiinconscientes en
las residencias,podían volver a sentirse más despiertos.

Jo Conrad:

Pues yo me
hubiera atrevido a afirmar, aunque no habías hecho ningún comentario al
respecto, que se receta muy poco hoy en día y tampoco es tan fácil de
conseguir. Muchos médicos no la recetan en absoluto.

R. J. Petry:

Hubo una
campaña, pues después de la segunda guerra mundial se daba mucho y, de forma
mejorada, por vía oral. Muchos médicos lo hacían, era una clase de medicina
popular. Después fue desbancada del mercado y difamada en una campaña dañina.
Hoy en día a lo mejor quedan unos 1000 médicos en Alemania que la siguen recetando,
que confían ciegamente en ella, pero claro, tienes que dar con uno de ellos. Me
llegan muchos e-mails: Socorro, mi médico no me la quiere recetar. Quien tenga
problemas con eso puede escribirme al rjpetry@yahoo.de, entonces doy consejos,
esa es mi dirección de correo electrónico. Por aquel entonces había muchos
preparados, hoy solo queda uno, Strodival mr, el preparado de marca que también
se paga a través de los seguros médicos, o sea que se puede recetar a través de
los seguros médicos. De vez en cuando hay problemas de suministro, entonces las
farmacias no lo consiguen a través del mayorista, en esas épocas se pueden
conseguir en la “Schlossapotheke” de Coblenza cápsulas resistentes a los jugos
gástricos. Pero también la farmacia “Apotheke am Markt” de Ellwangen aún
produce gotas de estrofantina, lo cual podría hacer cualquier farmacia
según la receta que también se encuentra en mi libro. En este momento lo hacen
esas dos farmacias.

Jo Conrad:

Déjenme que
muestre el libro: La solución al problema del infarto de miocardio a través de
la estrofantina, una sustancia vegetal sin efectos secundarios.
Subtítulo: Sobre el impedimento de la prevención y del tratamiento óptimos.

Eso lo dice
también la palabra impedimento, ¿hay ahí también un interés por parte de la
industria farmacéutica?

R. J. Petry:

Claro que
eso es de suponer ya que no hay ningún fundamento médico en contra de la estrofantina.
Como dijimos, resultados maravillosos sin efectos secundarios; en realidad
podría sustituir a todos los demás medicamentos. Eso se ve también en los
experimentos farmacodinámicos que investigan el efecto de la estrofantina.
Tiene efecto sobre los glóbulos rojos para que fluyan mejor; tiene efecto sobre
las arterias; se mejora el riego sanguíneo en los tejidos y se reduce la
tensión alta; se movilizan menos hormonas del estrés. Todos esos resultados han
sido medidos: inhibidores de ACE, reductores de tensión, bloqueadores beta,
antagonistas del calcio; podría sustituirse con ella casi todo.

Jo Conrad:

Pues con
esas cosas se gana muchísimo dinero.

R. J. Petry:

Sí, son
medicamentos muy caros. La estrofantina es una sustancia natural, sin
patentar, y siendo un problema solucionado, sencillamente se puede ganar menos
dinero con ella. Eso es así… fueron importantes catedráticos los que
mintieron, que no solo no dijeron la verdad, sino que mintieron de manera
demostrable. Yo demuestro eso en mi libro de manera muy objetiva, pero sí
destacadamente, de modo que se ve claramente. ¡Qué mal!

Jo Conrad:

O sea, afán
de lucro…

Sí, no puede
ser de otra manera, eso ya no puede ser ignorancia…

Jo Conrad:

Pues solo
nos queda recomendar a nuestro público, qué te parece, si ya se tiene un
riesgo, con problemas de corazón, o dirías que también como medida preventiva,
¿que lo tengan en sus casas?

En todo caso
al menos se puede tener, para prevenir, en casa o en el bolso.

R.J. Petry:

Es la mejor
medida para una emergencia.

Jo Conrad:

Entonces si
llevo una cosa así encima y alguien tiene un infarto, ¿puedo entonces realmente
ayudar a alguien de forma inmediata?

Por
supuesto, si lo acepta, entonces sí. Hay resultados claros.

Hubo en
Berlín-Oeste una clínica donde se hizo durante doce meses. El profesor Dohrmann
hizo diversos estudios con ello, y tuvo los mejores índices del mundo en supervivencia
al infarto de miocardio. Logró dejar la angina de pecho inestable, o sea, la
forma más grave donde las personas tenían incluso ataques en estado de reposo,
completamente sin molestias en dos semanas, dejando fuera todos los demás
medicamentos y administrando otro vegetal, Rauwolfia, que reduce la tensión, y
dejando fuera todo lo demás, de un día para otro, lo que en realidad no debería
hacerse con los bloqueadores beta. Eso no trajo complicaciones con la estrofantina,
al contrario: de 148 pacientes 146 quedaron sin molestias después de dos
semanas; dos tuvieron que dejarlo porque tuvieron problemas gastrointestinales,
o sea, diarrea. Ese es el único efecto secundario de la estrofantina, y
ocurre relativamente poco.

Jo Conrad:

O sea que
tampoco es muy dramático…

R. J. Petry:

No, se puede
probar con reducir la dosis; quién sabe lo que ocurrió con la dieta, probar con
dieta o tomándolo a través de la lengua con las gotas o mordiendo las cápsulas.
El profesor Dohrmann también hizo un estudio donde las personas entraban en
contacto con la estrofantina por primera vez, tenían graves problemas
cardíacos, a ellos se les administró la estrofantina por vía oral como
cápsula para morder y en 5-10 minutos las molestias habían desaparecido
completamente en un 85% de los pacientes. Eso también lo han comentado muchos
médicos que la recetan, por supuesto que llaman al médico de urgencia, pero
claro, antes de la llegada del médico, los pacientes ya han recibido la primera
estrofantina por vía oral, y entonces el médico de urgencia ve a un
paciente que está sentado erguido, que se encuentra bien, y se asombra y se
pregunta si le han tomado el pelo.

 

Jo Conrad:

Por supuesto
eso es para alguien que tiene problemas cardíacos… gente mayor, lo vi una vez
con mi madre, entonces realmente siempre se da la situación que no se sabe si
llamar al médico de urgencia, pues no se sabe, puede haber una mejoría, pero
también puede ser fatal.

 

R .J. Petry:

Pues yo en
ningún caso desaconsejaría llamar al médico de urgencia, pero en todo caso
daría estrofantina, si en cinco minutos los síntomas no desaparecen,
morder otra cápsula más, varias veces, no puedes equivocarte mucho.

Hubo una vez
un intento de suicidio con cantidades inmensas de 300 cápsulas tomadas de una
vez, ahí por supuesto sí que hubo problemas cardíacos, pero después de tres
días en la clínica se le dio el alta sin daños a largo plazo.

JoConrad:

Pues 300
cápsulas son bastantes.

Realmente no
puedes equivocarte, solo tiene efectos positivos. Una vez me dijo una médico,
no, fue una enfermera que dirigía medicina interna, que en casos de sepsis
había inyectado por vía intravenosa, secretamente, si no, seguramente no la
habrían dejado… y en 25 años no tuvo un caso de muerte por sepsis. Eso sí que
es asombroso. Muere mucha gente por sepsis, por intoxicación de la sangre.

Jo Conrad:

Pues eso
también es un gran problema en los hospitales.

Sí, por
supuesto, en EEUU mueren unas 100.000 personas al año por sepsis. Aquí son
menos, pero es un gran problema.

Jo Conrad:

Pues sí que
es una sustancia milagrosa que sólo puede recomendarse de todo corazón.

R. J. Petry:

Lo bueno es
que hay tantos estudios, que no son solo unos médicos naturópatas cualesquiera
(no quiero desacreditar a los médicos naturópatas, al contrario, yo mismo lo
soy).

Jo Conrad:

No es nada
esotérico o algo así donde no se sabe exactamente, pero aquí puedes demostrarlo
claramente mediante estudios.

 

Jo Conrad:

Vale, pero
siempre hay una incertidumbre donde dices, bueno, habrá algunos charlatanes que
hacen cualquier abracadabra donde no se sabe exactamente, pero aquí puedes
demostrar todo exactamente mediante estudios.

R. J. Petry:

Es pura
medicina. Existen muchísimos estudios, también un pequeño estudio doble ciego,
sí, hay varias docenas de estudios. Lo que a mí me convenció más fue que hubo
una encuesta en 1984 entre 3.600 médicos y más del 98% respondieron
positivamente, el resto positivamente con reservas y ninguno negativamente. 300
médicos hicieron declaraciones con su nombre y dirección completas, que
figuraron en la publicación. Muchas de las declaraciones son parecidas, casi
exaltadas. He escogido algunas al azar para mi libro, pues dicen:

·        
Excelente resultado, imprescindible en la praxis patológica, irremplazable

·        
Con Strodival los infartos son innecesarios

·        
No usarlo es mala praxis médica

·        
Podría vencer la pandemia de infartos y anginas de pecho si la medicina
convencional no lo impediría

·        
Desde que trabajo con estrofantina no he vuelto a vivir una muerte cardíaca en 15
años etc.

Jo Conrad:

Pues sí,
Rolf-Jürgen, seguramente tienes mucho más material en tu libro, pero con este
programa no podemos sustituir todo un libro, pero tengo que decir que esto es
realmente tan impresionante que voy a decir que la estrofantina es algo
que se debería tener en casa. Sí, no solo contra infartos y derrames
cerebrales, la demencia también es un gran problema. La tensión alta, muchas
cosas pueden tratarse de manera preventiva, también aguda, sin efectos
secundarios.

R. J. Petry:

Pues sí,
exactamente.

Quería decir
también que en 1992 se detectó como hormona producida por el propio cuerpo,
para ello también existen muchísimos estudios. Se produce en la cápsula
suprarrenal y también en el cerebro y también en el mismo músculo cardíaco, y
más en caso de falta de oxígeno. Eso de momento son resultados en ratas, pero
es probable que sea también así en los humanos.

Aún tengo
que aportar un ejemplo de la práctica. Hubo una mina en Gelsenkirchen, donde
antes de trabajar con estrofantina tenían una media de tres muertos al
año en la mina. En diez años, con estrofantina, ninguno más. En diez
años multiplicado por tres, serían treinta muertes que se han evitado, y eso
que las condiciones han empeorado. Han taladrado a más profundidad, las
temperaturas han subido, la plantilla también se ha hecho mayor, dos casos se
salieron de lo normal. A ver, allí la estrofantina siempre se
administraba únicamente en ataques agudos. En el caso primero el capataz, quien
llevaba las cápsulas, estaba lejos debido a un accidente, y no pudo dar la estrofantina
a la persona que tuvo el ataque. En el otro caso el mismo minero estaba lejos
de la mina y no pudo tener la estrofantina y tuvo un infarto, los dos
trabajadores fallecieron. O sea con estrofantina no volvieron a tener ni
un muerto.

Jo Conrad:

Maravilloso,
el libro contiene mucho más, pero se ha dicho suficiente en este programa para
que cada uno pueda sacar provecho de ello simplemente sabiendo que la estrofantina
existe. Como hemos dicho la mayoría de los médicos ya ni la ofrecen, ya que se
recomiendan más otros productos farmacéuticos, porque también hay una presión
constante hacia los médicos, que constantemente reciben visitas de los
representantes farmacéuticos y son acosados y realmente se ven sometidos a
presión. Si ahora eso se sabe, solo hay que decir: Doctor, recéteme estrofantina,
y si no lo hace tú, sabes de médicos que sí lo harían.

R. J. Petry:

Eso es, en
todo caso no se deberían tener escrúpulos al cambiar de médico, también se
puede tomar por cuenta propia ya que es compatible con otros medicamentos, eso
también es una ventaja para el médico, pero los síntomas seguramente mejorarán
y se pueden reducir los demás medicamentos o dejarlos fuera hasta que solamente
quede la estrofantina y hacen falta muchas recetas menos y todos los
médicos que lo han hecho últimamente, eso se puede leer en la literatura, pero
también los médicos más recientes dicen: “Es cierto, tengo buenos resultados
con mis pacientes, pues eso es otra confirmación más muy viva.”

Jo Conrad:

Vale. Muchas
gracias, Rolf-Jürgen, por el libro, que ya lleva escrito bastante tiempo.

R. J. Petry:

Tengo que
decir que me he esforzado mucho en ello, he investigado durante años en las
bibliotecas médicas, además he indicado más de 1600 fuentes, y el profesor
Schäfer me ha escrito un prólogo, el cual tiene gran renombre internacional,
también estaba enterado, ahí descargó su conciencia, fue tan grande que era
intocable, se atrevió a hacerlo poco antes de morir. Cualquier otro… pues un
médico amigo mío me dijo -todavía puedo contar esa anécdota- que habló en
Hamburgo con un profesor que dirige un instituto de la clínica universitaria,
le dijo, “Estrofantina, un medicamento excelente, pero no puedo decirlo
públicamente, tendría problemas.” ¡Incluso en su posición! Estaría acabado,
dijo textualmente”.

Jo Conrad:

Ya se ve
cuánto poder tiene la presión por parte del lobby farmacéutico, pero con este
programa les hemos dado, querido público, algo muy concreto con qué trabajar
sin peligro y tampoco es tan caro. Si su médico no se lo da y no sabe dónde,
puede pedir información a Rolf-Jürgen Petry. Su dirección de correo
electrónico:
rjpetry@yahoo.de   www
Strophanthin.twoday.net

Gracias por
venir y por este trabajo tan importante, que ya ha salvado la vida a mucha
gente, y puede estar orgulloso de ello.

R. J. Petry:

Un poco, sí.

Jo Conrad:

Gracias por
venir.

R. J. Petry: